domingo, 15 de enero de 2012

¿Querer es poder?

 Coccinella septempunctata

Hay seres tan pequeños, y aparentemente frágiles, que uno no espera encontrárlos a 40 metros de altura pegado al cristal de la ventana como una ventosa. Se mueve, gira sobre sí misma, vacila, desenfunda las alas y echa a volar.


4 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

De nuevo por tu casa, disfrutando de las cosillas que nos regalas. Un placer siempre.

Saludos y un abrazo.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Una alegría encontrarse una mariquita a esas alturas.
Una fot muy original. Muy bueno el desenfoque.

· bSoS

CR & LMA
________________________________
·

Paco dijo...

Seguro que si... por lo menos llego hasta ahí.

saludos

Bernardo L. de la Cruz dijo...

Me pregunto si esa mariquita esperaba encontrar pulgones astronautas a semejante altura.
Recuerdo que solía raptar unas cuantas cuando iba al campo y soltarlas en mi terraza para que dieran cuenta de los pulgones que destrozaban mis plantas. No puedo afirmar que hayan colmado mis expectativas; pero en ese momento, yo me sentía más listo y ecológico que nadie.