miércoles, 1 de mayo de 2013

Herida de gravedad.



La corrupción, perdón... La corrosión es un mal de difícil tratamiento ya que cuando se detecta es demasiado tarde. Su progresión degenera siempre en gangrena: un deterioro tan profundo de la parte corrompida (quiero decir afectada) que pretender salvar el resto, irremediablemente, conlleva la amputación de la zona susodicha.


3 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


En el conocido "Manual del buen cirujano", en la página 117 dice:
"en los casos graves, córtese limpiamente por el cuello"
más adelante aclara:
"y sin limpiar la hoja, pásese al caso siguiente"
Un gran foto, peazo de fotógrafa.

· bËSöS

· LaMiradaAusente · & · CristalRasgado ·


virgi dijo...

Después de Ñoco, sólo me queda aplaudirte a ti y a él.
Y con besos besos

eva dijo...

Coincido con Virgi.

Mientras exista posibilidad de amputación, estamos salvados.